- Atrás

 

Boletín 181/2017

2016-2020

 

La vida sin la simbiosis sería imposible en el planeta Tierra: académica

Zacatecas, Zac., 17 de mayo de 2017.

Elizabeth Martínez Salazar en la conferencia de los ya tradicionales Martes de la Ciencia, afirmó que sin la simbiosis la vida no existiría, ya que no se puede concebir ésta sin una relación intrínseca entre dos seres.

   Martínez Salazar quien es docente de la Licenciatura en Biología, de la Maestría en Ciencias Biológicas y del Doctorado en Ciencias Básicas, impartió la conferencia "Juntos pero no revueltos: Simbiosis", en la que definió a la simbiosis "como una interacción cercana y a menudo a largo plazo entre las diferentes especie,  es decir las asociaciones en el que un organismo vive en otro o con otros".

   La científica que además está en el laboratorio de Colecciones Biológicas y Sistemática Molecular en la Unidad Académica de Ciencias Biológicas, aseguró que la simbiosis existe "desde que el mundo es mundo", y ha tenido una interacción física con el entorno de la Tierra desde hace 2 mil millones de años, y reafirmó además que la codependencia de las especies se puede semejar a la de una anemona con un tiburón, que mientras la primera le limpia de parásitos el cuerpo del selacimorfo manteniéndolo sano, ella se alimenta.

   Otro ejemplo es el del cocodrilo del Nilo, que al abrir sus fauces y mantenerlas así, hay mariposas que se comen los parásitos que tienen entre los dientes manteniéndolo sano, abundó señalando que hay diferentes tipos de relaciones como la "Endosimbosis", que es cuando un organismo habita dentro de otro,  o de la "Ectosimbiosis", que es la interacción biológica de dos organismos vivos de distintas especies en la que uno vive sobre el cuerpo de otro.

   Finalmente, la especialista dejó claro que la simbiosis es una relación estrecha en la vida de los organismos, y a la pregunta expresa sobre si habría algo en la naturaleza que no dependiera de la simbiosis para sobrevivir, afirmó que sin ello, la vida no existiría.

 

Texto y fotos: Gilberto Escobedo