Boletín 376/2017

2016-2020

Los damnificados requieren también ayuda psicológica: Álvarez Crespo

·        La Unidad Académica de Psicología de la UAZ inició colecta de apoyos a afectados por temblor acaecido en Chiapas y Oaxaca.

Zacatecas, Zac., 20 de septiembre de 2017.

Las personas afectadas por desastres naturales no solamente requieren del apoyo de víveres o medicamentos, sino de una atención psicológica para poder superar la pérdida de su vivienda y de su patrimonio causada por la catástrofe, señaló el psicólogo Osvaldo Álvarez Crespo durante su conferencia “primeros auxilios sicológicos en desastres naturales” efectuada en la Unidad Académica de Sicología de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Álvarez Crespo enfatizó que es fundamental que nos sensibilicemos como sociedad para que las personas que están en medio del desastre natural, puedan ser atendidas y apoyadas de manera física, con medicamentos, pero también con asistencia psicológica para que superen la pérdida.

En el marco de una actividad de solidaridad con los afectados por el temblor en el sureste del país y que afectó principalmente a los estados de Chiapas y Oaxaca, la Unidad Académica de Psicología organizó una serie de conferencias, con la finalidad de recolectar ayuda solidaria con insumos de primera necesidad para las familias afectadas.

   Así mismo el objetivo de la conferencia fue sensibilizar a los profesionales de la salud, para que conozcan la manera de cómo intervenir ante una crisis emocional, después de un desastre, que puede ser de tipo natural, como el que se acaba de vivir al sureste de nuestro país, de tipo social o simplemente la pérdida de un ser querido o ser víctima de la delincuencia.

   En este sentido, el especialista afirmó que es muy importante que ante estas situaciones de desastre, que se están presentando cada vez más frecuentemente, los psicólogos, así como personal de protección civil y bomberos, tengan las herramientas necesarias para acercarse y poder ayudar a reparar el daño ocasionado por el suceso destructivo, especialmente brindando estabilidad de manera emocional a la persona afectada.

   El también director del Hospital de Salud Mental, reiteró que las principales acciones psicológicas es estos casos, son básicamente cubrir las necesidades emocionales del paciente, recuperando algún objeto o consolando su dolor por la pérdida de sus bienes y algunas veces hasta de sus seres queridos, acompañando a la persona para que no atenten contra su propia vida.

   Entre los tipos de desastres que se pueden suscitar destacan los naturales (geológico, climáticos, bacteriológico, animal), los tecnológicos, los de guerra (bombardeos, campos de mina, invasiones, acción química o nuclear) y los sociales (secuestros, terrorismo, hambre).

   Para Osvaldo Álvarez Crespo, entre los aspectos psicológicos que se presentan en las personas que han sufrido un desastre sobresalen la indefensión, el trastorno psicosomático, la pérdida de control (acting), la pérdida de la identidad (autoestima) y la reacción traumática apatía, tristeza vital y angustia, principalmente.

   Con base a su experiencia profesional con algunos casos de desastre social, el especialista expresó que el desinterés y un cuadro depresivo, la culpa e ideas de muerte (como suicidio) han sido algunos de los efectos que los afectados han presentado después del desastre.

   Después de un año, si el paciente no está atendido, se tiene el riesgo de que le dé el síndrome de aflicción, al sentir angustia porque el suceso vuelva a ocurrir.

Cabe mencionar que para el ingreso a esta charla, se solicitó a los asistentes que acudieran con insumos de primera necesidad que serán entregados a los afectados en los estados de Oaxaca y Chiapas.

   

Texto y fotos: Comunicación Social UAZ